Enfermedades de temporada: ¡Consejos para evitar enfermarte!

temporada de frio

¡El invierno llegó! Y se pronostican frentes fríos como para encerrarte en casa con un chocolatito caliente, galletas, una peli, unos calcetines peluchitos y no salir hasta la primavera… Pero como eso no se va a poder, mejor te decimos cómo cuidarte para que no pases la temporada invernal mirando desde la ventana cómo todos se divierten.

*¡No olvides la bufanda!

Sabemos que los pasamontañas son sinónimo de picazón en la cara y miradas inquisitivas de delincuencia callejera, por eso te recomendamos cambiarlo por la bufanda, y es que eso que decía tu abuelita de “No respires por la boca” tiene una razón de ser: la nariz tiene la función de limpiar, humedecer y calentar el aire que por ella pasa, al respirar por la boca permites la entrada de aire frío, seco y sucio que reseca e irrita las mucosas de tu garganta provocando tos, dolor y disminución (muerte) de tus defensas locales, favoreciendo una posible infección. Además, con el frío los vasos sanguíneos se contraen y el flujo de sangre disminuye, por lo que menos glóbulos blancos (defensas) pasan por la zona para combatir las infecciones; cuando te calientas y tus vasos sanguíneos vuelven a su tamaño normal podría ser demasiado tarde. Piensa en eso la próxima vez que juegues a fumar en el frío con el vapor de tu cuerpo.

*Evita cambios bruscos de temperatura

¿Eres de los que ama bañarse con el agua a tres grados de la ebullición? Y seguro luego sales bien tempranito para el trabajo o la escuela con el cabello escurriendo sobre tu espalda… Eso que haces se llama choque térmico y provoca un desbalance de tu temperatura corporal cuando sales y te da el aire, así que ciérrale un poco al agua caliente y date el tiempo para salir lo menos húmedo posible de casa con tu respectiva bufanda y chamarra abrigadora; de ésta manera tu cuerpo no perderá tanto calor en tan poco tiempo y tú podrás pasar tus vacaciones alejado del consultorio médico.

*Come frutas y verduras (Léase con voz de comercial).

La base de todo cuerpo saludable es la alimentación y el ejercicio; consumir alimentos ricos en vitaminas A y C te ayudará a fortalecer tu sistema inmunológico y a defenderte de infecciones y enfermedades. ¿Qué tal una ensalada de espinaca con manzana y mandarina? ¿O de zanahoria con limón? ¿No se te antoja un licuado de papaya y guayaba para desayunar? ¡O un rico juguito de naranja con toronja, mandarina y piña! Aprovecha la temporada y disfruta de un rico ponche. No importa cómo, la idea es que mantengas una buena ingesta de futas y verduras para fortalecer tu sistema inmune.

 

*Lávate las manos con frecuencia

¿Cómo cubres tu boca al toser o estornudar? Porque sí lo haces ¿no? Pensando que tu respuesta fue “Soy una persona limpia, claro que lo hago” te pasamos el dato: 1 de cada 4 personas tose o estornuda sin cubrirse la boca, y el 95% de los otros 3 lo hacen en sus manos para luego esparcir esos microorganismos por todo lo que tocan, incluyendo tu mano al saludarte. Lo correcto es cubrir nariz y boca con un pañuelo de papel desechable y que éste sea de un solo uso, es decir, que no lo dobles en cuadritos y lo guardes para limpiarle el chocolate a tu hermanito; si no tienes un pañuelo a la mano puedes estornudar en el ángulo interno del codo. No olvides lavarte las manos después de toser o estornudad o colocar un poco de gel sanitizante si no tienes acceso a agua y jabón.

 

*Evita contagios.

Procura no acudir a lugares concurridos si te sientes enfermo para evitar contagios, y si lo haces recuerda no estornudar en tus manos, lavarte las manos adecuadamente y usar un cubre bocas.

 

*¡No te auto mediques!

“Es que mi tía me dijo que me tome dos de éstos y que se me va a quitar”, “La vez pasada me mandaron esto y se me quitó muy bien”. A menos que te lo haya prescrito tu médico, ¡no te lo administres! Sólo el profesional de la salud sabrá decirte si es el medicamento adecuado para lo que sientes, también si no va a interactuar con algún otro medicamento que estés tomando y si no puede ocasionarte algún problema mayor con base en tu historial médico y tu estado de salud actual.

 

*Apégate al tratamiento.

Existe un término llamado “Resistencia microbiana” en el que el microorganismo que te está enfermando (bacteria, parásito, virus u hongo) se vuelve resistente a un medicamento si no sigues un tratamiento adecuado, es decir, si no te lo tomas a las horas adecuadas ni por el número de días necesarios para que muera. En términos sencillos: el “bicho” usará esos tiempos muertos en los que te retrasaste o suspendiste el tratamiento para hallar la manera de combatir el medicamento que le provoca la muerte, y luego le heredará esa información a sus “hijitos” para que no les haga ni cosquillas ese mismo medicamento. Es por esto que debes apegarte al tratamiento indicado por tu médico y evitar contagiar con microorganismos mutantes a la gente que te rodea.

 

*Toma agua.

Intenta lavar tu canastilla de ropa sucia con una sola cubeta de agua… Así de difícil es para tu cuerpo desintoxicarse si lo único que tomas al día es medio vaso de refresco para tomarte el medicamento, y si a eso le sumas que se te hizo tarde en la mañana y corriste para que no se te fuera el transporte, son unos cuántos mililitros menos que perdiste por medio del sudor; y si, además, el frío te hace visitar el baño más seguido de lo normal imagina la expresión de agotamiento que pondrían tus pobres riñones si pudieran. “Abundantes líquidos” es lo que el médico escribe en tu receta, y los jugos y los refrescos no cuentan, debe ser agüita simple aunque no te guste.

 

*Descansa lo suficiente.

Los descansos por incapacidad no son para que aproveches y te vayas al cine, son para que te hagas bolita en tu casa, no te dé el aire y de ser posible ni te bañes. Se trata de que tu cuerpo no se vea sometido al estrés y a la contaminación, para que no gaste la energía de tu día a día y pueda reponerse. ¡Cuídate!

 

Esperamos que de algo te sirvan éstos consejos, que lo tomes en cuenta y lo pongas en práctica. No hay nada más lamentable que pasar las fiestas decembrinas enfermo sin poder salir ni respirar el rico aroma del ponche; de igual manera si te enfermas ya sabes que surtimos tu receta completita y llevamos tu pedido hasta la puerta de tu casa para que no te dé ni el aire ;)

 

Todo el equipo de Farmacia Jana te desea felices fiestas y próspero año nuevo.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Redes Sociales

Contáctanos

Colima No. 107-A, Col. Roma, México, D.F.
ventas@farmacia-jana.com
Tels. (55) 4751-5188
Fax. (55) 4751-5205